miércoles, noviembre 15, 2006

Tratamiento del césped en los Campos de Golf

"El mayor problema que conllevan los campos de golf viene dado por el tratamiento del césped.
Para que la pelota ruede solo se utilizan dos o tres especies de hierba, que son tratadas con muchos productos químicos y pesticidas.
En el caso concreto de Ronda, donde nos encontramos con un terreno cárstico, todos estos contaminantes se filtrarán a los acuíferos subterráneos que abastecen a los pueblos de la Serranía. O sea, que ni aún canalizando el agua desde la ciudad se elimina la amenaza de contaminación que pesa sobre los pueblos de alrededor"
Javier Castroviejo,
ex presidente de la organización 'El Hombre y la Biosfera'

Mapa de los Acuíferos de Málaga y la Serranía de Ronda

A continuación les ofrecemos un resúmen de las técnicas de tratamiento de Céspedes y algunos de los productos químicos que se van a filtrar inevitablemente a ese acuífero como consecuencia de ese tratamiento.


CÉSPEDES: ESPECIES, INSTALACIÓN Y MANEJO

1. ESPECIES FORMADORAS DE CÉSPED

1.1. Especies de clima templado

1.2. Especies para climas subtropicales y mediterráneos

2. MEZCLAS DE SEMILLAS PARA CÉSPEDES

3. INSTALACIÓN DEL CÉSPED

3.1. Preparación del terreno

3.2. Siembra

3.3. Colocación de tepes

4. LABORES DE MANTENIMIENTO

4.1. Segado

4.2. Escarificado

4.3. Aireación

4.4. Resiembras y recebos

4.5. Rulado

4.6. Escardas

5. ABONADO

6. RIEGO

7. PLAGAS Y ENFERMEDADES

7.1. Plagas

7.2. Enfermedades


ABONADO
Siempre deberá plantearse un abonado equilibrado, que considere los tres macronutrientes básicos (nitrógeno, fósforo y potasio), elementos secundarios (magnesio) y micronutrientes (hierro, zinc, manganeso, etc.).


En el abonado de los céspedes se está imponiendo cada vez más el empleo de abonos específicos con fórmulas equilibradas. Los de liberación lenta, con contenido de micronutrientes, están dando resultados adecuados, aunque en la conservación de grandes superficies son de uso común los tradicionales de uso agrícola.


RIEGO

Para mantener un césped creciendo sano y verde es esencial regarlo en períodos de sequía. El exceso de agua en el césped produce aumento de materia verde, incremento de enfermedades, raíces poco profundas, desaprovechamiento de recursos valiosos, etc.

La frecuencia de riego varía de un lugar a otro y debe determinarse de acuerdo a la apariencia del césped. La necesidad de agua puede identificarse cuando el césped se torna de un color verde azulado y cuando las pisadas permanecen marcadas en él, ya que la falta de agua hace que a la hoja le cueste recuperar su posición original.

Los riegos se aplican en un solo riego o en dos riegos iguales con 2 ó 3 días de espacio entre sí. Después del riego, la tierra debe estar húmeda hasta 15 centímetros de profundidad. Es recomendable humedecer a fondo toda la zona de las raíces.

Se recomienda aplicar los riegos por la noche o a primera hora de la mañana. A esta hora el viento no interfiere en el riego y no hay prácticamente evaporación de agua. Una de las complicaciones que ocasiona el riego en horas de la tarde, es la creciente incidencia de enfermedades. Este inconveniente puede reducirse regando únicamente cuando el césped lo necesita y regando esporádica pero profundamente. Regar durante el medio día no es efectivo ya que gran cantidad de agua se evapora siendo por consiguiente muy difícil humedecer la tierra adecuadamente.


PLAGAS Y ENFERMEDADES


-Típula (Tipula oleracea)

Las típulas son las larvas de Tipula oleracea, una especie de mosquito gigante de largas patas, al que le gustan las zonas marítimas, de inviernos suaves y muy lluviosos, donde también ataca las praderas naturales e incluso al maíz. Las hembras de este mosquito ponen huevos en la cubierta vegetal. De estos huevos nacen las larvas, que son grises y duras y se alimentan de raíces y cuellos de las plantas durante el día y, cuando salen a la superficie, por la noche, de tallos y hojas. Cuando los ataques son importantes (100 larvas/m2), el césped pierde su sistema radicular, levantándose con facilidad.

Control

-Para su control se emplean insecticidas como carbaril, clorpirifos, foxim, fonofos, etc.

-Gusanos de suelo

En este grupo se engloban larvas y orugas de varios insectos, coleópteros y lepidópteros. Pueden encontrarse en el suelo sin ocasionar daños, pero cuando su número aumenta pueden ocasionarlos. Destacan la rosquilla negra (Spodoptera litoralis), gusanos blancos (Anoxia villosa), gusanos grises (Agrotis segetum) y gusanos de alambre (Agriotes lineatus).

Control

-Para su control se emplea foxim, fonofos o carbaril a las dosis recomendadas por el fabricante.

-Lombrices

Las lombrices de tierra son en general beneficiosas para el suelo, pero cuando el pH es alto aparecen en un alto porcentaje, provocando la aparición sobre la superficie de pequeños montículos de deyecciones.

Control

-Para combatirlas debe bajarse el pH del suelo, pudiéndose emplear insecticidas como el metiltiofanato debido a su poder de repulsión.

-Otras plagas

Hay un gran número de ácaros e insectos que se pueden encontrar asociados a un césped de una forma u otra, aunque sólo unos pocos causan daños en Europa.

  • Los grillotopos o alacranes cebolleros causan daños directos al alimentarse de raíces y cuellos de las plantas e indirectamente por las galerías subterráneas que excavan, destruyendo las raíces que encuentran a su paso, especialmente en céspedes recién sembrados. Son también más activos por la noche.

  • Dentro de los ácaros de los céspedes destaca la erinosis de las bermudas, causada por Eriophyes cynodonensis.

  • Sobre los tallos y hojas se pueden encontrar pulgones, cochinillas y larvas de pequeños dípteros, sólo peligrosos esporádicamente, sobre todo en verano. Todos ellos son de control relativamente fácil mediante pulverizaciones foliares.


-Mancha del dólar (Sclerotinia homeocarpa)

Sobre la cubierta vegetal aparecen unas pequeñas manchas marrones de 2 a 6 cm de diámetro que aumentan en número y tamaño si no se controla. Las hojas en estas zonas se secan totalmente. Cuando el césped tiene rocío, se puede observar el micelio blanquecino del hongo. Se presenta con temperaturas suaves o cálidas y con altos niveles de humedad.

Control

-Su control se realiza mediante iprodiona, tiabendazol, clortalonil, fenarimol, etc. Cambiar de producto en cada ataque, pues las cepas se vuelven resistentes.

-Hilo rojo (Corticium fusiforme)

Sobre el césped aparecen unas manchas circulares de 5 a 20 cm de diámetro, con hojas sanas y enfermas, con unos filamentos rojizos muy característicos. Su aparición está ligada a las carencias nutricionales de nitrógeno y a la humedad.

Control

-Vigilar posibles carencias de oligoelementos (Cu, Fe, etc.)

-Para su control se recomienda aplicar fertilizante y productos como iprodiona, clortalonil, tiabendazol, etc.

-Royas

Ocasionadas por los basidiomicetos de los géneros Puccinia y Uromyces, provocan unas manchas de color amarillo claro en las hojas y tallos, pudiendo formarse pústulas sobre las primeras.

Control

-Su control se realiza tratando con benodanilo, oxicarboxina, maneb, mancozeb y zineb.

-Aportar abonos para vigorizar el césped.

-Pythium

Provocan daños en las hojas y en el cuello-raíz de la planta. En las hojas aparecen, en periodos calurosos y húmedos, manchas circulares y con una consistencia aceitosa. Cuando ataca al cuello y a la raíz se produce un decaimiento general de la planta. Si los daños aparecen durante la nascencia, puede provocar la muerte de las plántulas.

Control

-Para su control se realizan aplicaciones con fosetil-Al 80%, presentado como polvo mojable a una dosis de 12-14 kg/ha.

-Helminthosporium

Este género de hongos provoca necrosis en las hojas, de color blanco amarillento en el centro y negro en los bordes de unos 0,5 mm de ancho por 1-2 mm de largo en la dirección de las nerviaduras.

Control

-Aplicaciones con mancozeb, maneb, iprodiona, procloraz, controlan la enfermedad.

-Verificar el contenido en potasa y encalar.

-Fusariosis o moho blanco

Es la enfermedad fúngica más frecuente en los céspedes, sobre todo en las zonas donde el clima es más húmedo. Este género provoca daños en las hojas, corona y raíces de las plantas. Los daños en estas últimas son característicos de tiempo cálido y seco. Los daños en hojas y en plántulas pequeñas se presentan en condiciones de alta temperatura y humedad elevada. Aparecen pequeñas zonas de hierba amarillenta, las manchas crecen hasta tener unos 30 cm de diámetro y luego se fusionan entre sí formando extensas zonas pardas en las que la hierba se muere. En tiempo húmedo los bordes de las zonas enfermas pueden cubrirse de un moho lanoso blanco o rosáceo.
Control

-Para su control es común el empleo de metiltiofanato, carbendazina, maneb, tiabendazol, procloraz, iprodiona, etc.

-Drenar los suelos húmedos evitando fertilizantes nitogenados.

-Rhizoctonia solani

Generalmente aparecen anillos o manchas circulares de color verde oscuro de unos 30-40 cm de diámetro. Se desarrolla con temperaturas suaves y humedades relativas altas. El excesivo abonado nitrogenado y el drenaje deficiente, favorecen el desarrollo de la enfermedad.

Control

-Se controla aplicando iprodiona, tiabendazol, mancizeb, metiltiofanato, clortalonil, etc.

-Aportar cal y nitrógeno si son necesarios y eliminar la hierba segada.

-Antracnosis (Colletotrichum graminicola)

El patógeno (Colletotrichum graminicola) produce una podredumbre basal del tallo, que inicialmente está mojada. En la superficie encespada aparecen pequeños rodales de plantas que amarillean y luego mueren. Los síntomas aparecen con tiempo fresco y húmedo.
Cuando el tiempo es caluroso y húmedo y el suelo está seco, la planta suele estar mojada y el patógeno coloniza las hojas más viejas y aparentemente acelera su envejecimiento y el de los brotes. Las hojas muertas tienen un color canela claro a pardo.
Control
-Para su control se aplica iprodiona, clortalonil y asociaciones de ditiocarbamatos.

cesped


Guía Básica de Pesticidas:
Características y Peligros


MUESTRAS

anilazine 2,4-D isofenphos pendimethalin
atrazine DCPA isoxaben permethrin
bendiocarb diazinon lindane pronamide
benefin dicamba malathion propoxur
benomyl endothall mancozeb simazine
bensulide ethoprop maneb thiophanate methyl
bentazon fenamiphos MCPA thiram
captan fenarimol mecoprop triadimefon
carbaryl fosetyl-al metalaxyl trichlorfon
chloroneb glyphosate MSMA triclopyr
chlorothalonil iprodione oryzalin trifluralin


oxadiazon vinclozolin

PAN Pesticides Database

Prácticamente todos los plaguicidas utilixados para el tratamiento del césped y otras plantas son tóxicos para los mamíferos, en mayor o menor medida.
En el siguiente documento pueden acceder a información que asi lo corroborá:
http://www.tdx.cesca.es/TESIS_UJI/AVAILABLE/TDX-0213104-125638//pitarch.pdf
Un extracto de dicho documento:
"Un gran número de sustancias químicas artificiales que se han vertido al medio ambiente, así como algunas naturales, tienen potencial para perturbar el sistema endocrino de los animales, incluidos los seres humanos. Entre ellas se encuentran las sustancias persistentes, bioacumulativas y organohalógenas que incluyen algunos plaguicidas (fungicidas, herbicidas e insecticidas) y las sustancias químicas industriales, otros productos sintéticos y algunos metales pesados.
Muchas poblaciones animales han sido afectadas ya por estas sustancias.

Entre las repercusiones observadas figuran:
  • la disfunción tiroidea en aves y peces;
  • la disminución de la fertilidad en aves, peces, crustáceos y mamíferos;
  • la disminución del éxito de la incubación en aves, peces y tortugas;
  • graves deformidades de nacimiento en aves, peces y tortugas;
  • anormalidades metabólicas en aves, peces y mamíferos;
  • anormalidades de comportamiento en aves;
  • demasculinización y feminización de peces, aves y mamíferos machos;
  • defeminización y masculinización de peces y aves hembras; y peligro para los sistemas inmunitarios en aves y mamíferos.

Los disruptores endocrinos interfieren en el funcionamiento del sistema hormonal mediante alguno de estos tres mecanismos: suplantando a las hormonas naturales, bloqueando su acción o aumentando o disminuyendo sus niveles. Las sustancias químicas disruptoras endocrinas no son venenos clásicos ni carcinógenos típicos. Se atienen a reglas diferentes. Algunas sustancias químicas hormonalmente activas apenas parecen plantear riesgos de cáncer.

En los niveles que se encuentran normalmente en el entorno, las sustancias químicas disruptoras hormonales no matan células ni atacan el ADN. Su objetivo son las hormonas, los mensajeros químicos que se mueven constantemente dentro de la red de comunicaciones del cuerpo. Las sustancias químicas sintéticas hormonalmente activas son delincuentes de la autopista de la información biológica que sabotean comunicaciones vitales. Atracan a los mensajeros o los suplantan. Cambian de lugar las señales. Revuelven los mensajes. Siembran desinformación. Causan toda clase de estragos. Dado que los mensajes hormonales organizan muchos aspectos decisivos del desarrollo, desde la diferenciación sexual hasta la organización del cerebro, las sustancias químicas disruptoras hormonales representan un especial peligro antes del nacimiento y en las primeras etapas de la vida.
Los disruptores endocrinos pueden poner en peligro la supervivencia de especies enteras, quizá a largo plazo incluso la especie humana.
La especie humana carece de experiencia evolutiva con estos compuestos sintéticos.

Estos imitadores artificiales de los estrógenos difieren en aspectos fundamentales de los estrógenos vegetales. Nuestro organismo es capaz de descomponer y excretar los imitadores naturales de los estrógenos, pero muchos de los compuestos artificiales resisten los procesos normales de descomposición y se acumulan en el cuerpo, sometiendo a humanos y animales a una exposición de bajo nivel pero de larga duración. Esta pauta de exposición crónica a sustancias hormonales no tiene precedentes en nuestra historia evolutiva, y para adaptarse a este nuevo peligro harían falta milenios, no décadas.
La mayoría de nosotros portamos varios centenares de sustancias químicas persistentes en nuestro cuerpo, entre ellas muchas que han sido identificadas como disruptores endocrinos. Por otra parte, las portamos en concentraciones que multiplican por varios millares los niveles naturales de los estrógenos libres, es decir, estrógenos que no están enlazados por proteínas sanguíneas y son, por tanto, biológicamente activos.

Se ha descubierto que cantidades insignificantes de estrógeno libre pueden alterar el curso del desarrollo en el útero; tan insignificantes como una décima parte por billón. Las sustancias químicas disruptoras endocrinas pueden actuar juntas y cantidades pequeñas, aparentemente insignificantes, de sustancias químicas individuales, pueden tener un importante efecto acumulativo.
Causa gran preocupación la creciente frecuencia de anormalidades genitales en los niños, como testículos no descendidos (criptorquidia), penes sumamente pequeños e hipospadias, un defecto en el que la uretra que transporta la orina no se prolonga hasta el final del pene. En las zonas de cultivo intensivo en la provincia de Granada y Almería, en donde se emplea el endosulfán y otros plaguicidas, se han registrado unos 500 casos de criptorquidias.

Algunos estudios con animales indican que la exposición a sustancias químicas hormonalmente activas en el periodo prenatal o en la edad adulta aumenta la vulnerabilidad a cánceres sensibles a hormonas, como los tumores malignos en mama, próstata, ovarios y útero.

Entre los efectos de los disruptores endocrinos está el aumento de los casos de cáncer de testículo y de endometriosis. El signo más espectacular y preocupante de que los disruptores endocrinos pueden haberse cobrado ya un precio importante se encuentra en los informes que indican que la cantidad y movilidad de los espermatozoides de los varones ha caído en picado en el último medio siglo. El estudio inicial, realizado por un equipo danés encabezado por el doctor Niels Skakkebaek y publicado en 1992, descubrió que la cantidad media de espermatozoides masculinos había descendido un 45 por ciento, desde un promedio de 113 millones por mililitro de semen en 1940 a sólo 66 millones por mililitro en 1990. Al mismo tiempo, el volumen del semen eyaculado había descendido un 25 por ciento, por lo que el descenso real de los espermatozoides equivalía a un 50 por ciento. El descenso amenaza la capacidad fertilizadora masculina."

José Santamarta, director de World Watch

Más Info
--------------------------------------------------------

Referencias

*Carlson, R. (1962). Silent Spring. Houghton-Mifflin, Boston. Traducción y edición en castellano por la Editorial Grijalbo.
*Colborn, T., Dianne Dumanoski, y John Peterson Myers, Our Stolen Future (New York: Penguin Books, 1996). Edición en castellano: Nuestro futuro robado, de Theo Colborn, Dianne Dumanoski y Pete Myers (1997); Ecoespaña y Gaia-Proyecto 2050, Madrid.
*Colborn, T. y C. Clement, eds.(1992). Chemically Induced Alterations in Sexual and Functional Development: The Wildlife-Human Connection, Princeton Scientific Publishing, Princeton, New Jersey.
*Greenpeace (1993). Transition Planning for the Chlorine Phaseout: Economic Benefits, Costs and Opportunities. Washington DC.
*IISD, "The Second Session of the International Negotiating Committee for an International Legally Binding Instrument for Implementing International Action on Certain Persistent Organic Pollutants (POPS): 25-29 January 1999, A Brief History of the POPs Negotiations," Earth Negotiations Bulletin, 1 de febrero de 1999.
*Loganathan, B. G. y Kannan, K. (1994). Global Organochlorine Contamination Trends: An Overview. Ambio Vol. 23 no.3, Estocolmo, Suecia.
*Pimentel, D., ed., Techniques for Reducing Pesticide Use: Economic and Environmental Benefits (Nueva York: John Wiley & Sons, 1997.
*Shanna H. Swan et al., "Have Sperm Densities Declined? A Reanalysis of Global Trend Data," Environmental Health Perspectives, noviembre 1997.
*Soto, A.M., K.L. Chung, and C. Sonnenschein (1994). "The pesticides endosulfan, toxaphene, and dieldrin have estrogenic effects on human estrogen-sensitive cells". Environmental Health Perspectives 102:380-383.
*US EPA (1992). Scientific Reassessment of Dioxin: A Status Briefing for the Administrator. Office of Research and Development, Washington DC, Feb 17 1992.
*Revista World Watch nº10.

http://www.pepe-rodriguez.com/Ecologia_Consumo/COP.htm

3 comentarios:

  1. En "Contacto", nº 1 del año 2000, (boletín de la UNESCO), se puede leer:
    "En muchos países, el golf ha ocasionado grandes costos sociales y ecológicos:
    ...consumo abusivo y contaminación del agua y excesivo uso de pesticidas y fertilizantes que amenazan a los residentes locales, a los trabajadores, a la vida silvestre y a los mismos jugadores de golf"

    La Asociación japonesa de Seguros de salud ha revelado que muchos jugadores y residentes que viven cerca de un campo de golf sufren variadas enfermedades respiratorias. Los médicos atribuyen estas enfermedades a la
    inhalación de pesticidas, ya que hasta el 90% de los productos químicos rociados en los campos de golf terminan en el aire.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:50 a. m.

    No puede ser simplemente que esas personas con afecciones respiratorias, sean alérgicas a las gramíneas.....Mucha gente no lo sabe hasta que esta expuesto a ellas constantemente, además que estas alergias aparecen sin más. Además el nivel de pesticidas y abonos que puedan llegar a la población es mucho más pequeña que la que te puede llegar a través de los productos agrícolas, cosa que además en España se controla muchísimo, pero para los productos del exterior no tienen ese tipo de control.

    ResponderEliminar
  3. Puedes estar seguro que si una empresa aseguradora lo dice es porque tiene evidencia de ello.
    Y pudes estar tambien seguro de que esa evidencia se traslada luego al precio de los seguros que tienen que pagar los desafortunados vecinos de los campos de golf.

    Con respecto a que el "nivel de pesticidas y abonos en España se controla muchísimo", suena a chiste. Recientemente se han retirado variosproductos procedentes de la huerta almeriense cargados de pesticidas que iban a ser exportados a Alemania y otros paises de Europa.
    España tambien es tristemente famosa por el alto e ilegal nivel de antibioticos y hormonas en el ganado.
    Recientemente vi un documental de la TV5 donde se mostraba a periodistas que se hacian pasar por agricultores franceses, que iban a Cataluña a comprar todo tipo de pesticidas, herbicidas, etc. ilegales que no podian adquirir en su pais.

    Y creeme, cuando te mostraban los efectos de esos quimicos sobre agricultores que habian tenido contacto directo con ellos, se te ponia la carne de gallina.

    Cuando aseguras que el "nivel de pesticidas y abonos en España se controla muchísimo", tan alegremente, en realidad estas contribuyendo a que no se destape el problema y a que se siga envenando masivamente.

    ResponderEliminar