miércoles, agosto 02, 2006

La Junta denunciará a Adif por el incendio de Cortes

La Junta de Andalucía trasladará en los próximos días el expediente de investigación con las conclusiones iniciales a los juzgados de Málaga para que se determinen la responsabilidad del incendio de Cortes de la Frontera que arrasó cerca de 700 hectáreas y afectó a varios municipios del Bajo Genal.

La investigación llevada a cabo por la Policía Autonómica parece confirmar que a la hora que se originó el fuego, sobre las 14.40 del sábado, pasaron por esta zona dos trenes: uno de mercancías y una vagoneta de reparaciones de la línea férrea que se baraja como la causante del incendio.

Y es que la Brigada de Investigación de incendios forestales encontró el domingo en el punto kilométrico 113,515 de la línea que une Bobadilla y Algeciras, entre la estación de Cortes de la Frontera y la de Gaucín, restos de laminilla de frenado y partículas procedentes del tubo de escape de un vehículo ferroviaria que pudo desprender una chispa que prendió unas gramíneas en vertical y hojarasca de adelfas que había junto a la vía.

Ésta, al menos, es la versión que ofreció el delegado provincial de Medio Ambiente, Ignacio Trillo, que aseguró que este fuego era "totalmente evitable" y que la entidad pública Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) "no limpió la vegetación del entorno de la vía a pesar de que se le advirtió que debía hacerlo antes del 1 de junio".

Hasta el momento han prestado declaración en calidad de testigos el jefe de la estación de Cortes de la Frontera y los dos operarios de la vagoneta de reparación que estaban trabajando en el momento en el que se declaró el incendio, conocida como el paraje de Las Buitreras próximo al parque natural de Los Alcornocales.

Según Trillo, el expediente de investigación iniciado por la Policía Autonómica se trasladará a los tribunales junto con los informes técnicos y los resultados de los interrogatorios realizados "para que se tipifique la responsabilidad que corresponda".

Pese a la gravedad del incendio, que tardó más de 19 horas en ser extinguido y que obligó a desalojar a unas 150 personas de un albergue juvenil, el delegado provincial señaló que las llamas no llegaron a afectar al parque natural aunque se quemaron 339 hectáreas de terreno forestal, por lo que matizó que desde el punto de vista ecológico "la incidencia fue muy baja".

Según datos del Infoca, la superficie total arrasada este año en la provincia de Málaga es de 419,4 hectáreas (92,4 es superficie arbolada y 352,9 de matorral), un 45,4 % menos que el año anterior.

3 comentarios:

  1. Lo que no dice este Delegado de Medio Ambiente es que el incendio afectó de lleno al Parque Natural Sierra de Grazalema y al LIC Valle del Genal, ardiendo alcornocal y, especialmente grave, matorral con sabinas (Juniperus turbinata). Esta sabina es la misma especie que crece a pie de costa, en acantilados y dunas, y está aquí por razones históricas (vegetación relíctica): el mar alcanzaba esta zona en épocas pasadas. Las sabinas no tienen capacidad de regeneración después del fuego, ni por rebrote ni por semillas, y es una especie amenazada con la categoría de Vulnerable. Por lo tanto su pérdida puede ser irreparable, así que el comentario del Delegado de que la "incidencia fue muy baja" me parece lamentable.

    ResponderEliminar
  2. Es una verdadera pena, ya que la especie está en peligro de extinción.
    La Sabina Albar es un árbol cupresáceo adaptado al frió y a la aridez.
    Reliquia de la Era Terciaria, ha sido objeto de intenso castigo por las roturaciones, los incendios, las talas para leña y madera, etc,

    ResponderEliminar
  3. ¡No, no! La sabina albar es Juniperus thurifera que es un árbol de montaña. Juniperus turbinata (o Juniperus phoenicea supsp. turbinata) es una planta costera, por lo que se le puede llamar sabina marina, que está adaptada a la aridez pero no a las heladas. Aparece en el valle del Guadiaro y otras sierras interiores porque en otra época el mar bañaba estas tierras.

    ResponderEliminar